Agentes del Desarrollo
Buscá una propiedadAcceso clientesContacto

Contacto: +54 (341) 446 9000

San Luis 470, 4° piso, Edificio Altamira
info@arpini.com.ar

Buscanos en las Redes Sociales!




Actualidad

Construir confianza y seguridad

marzo 2016


Una de las principales tareas del Corredor Inmobiliario es ganar y construir confianza. Para ganar la confianza el único camino válido es una conducta ética intachable.
Luego, para construir confianza con y entre las partes, es necesario generar las pruebas de los acuerdos que vamos alcanzando. Estas pruebas nos permiten evitar malentendidos, cuando redactamos de manera detallada, y releemos lo pactado. Los detalles son importantes, porque, como dice la sabiduría popular, en ellos se esconden Dios y el demonio.
El primer paso es la autorización escrita detallada exclusiva, que moviliza en pos de un objetivo profesional. La autorización firmada siempre fue un deber ético inexcusable, ahora es un imperativo legal. La transparencia en el accionar profesional se funda en ella, que debe ser escrita y expresar con claridad la identidad de los mandantes, la identificación del inmueble, los honorarios pactados, el precio a proponer y la vigencia, entre otros detalles. Es el único medio fehaciente de prueba y el marco de veracidad de la actuación profesional. Toda autorización será necesariamente exclusiva. No significa que deba ser singular, sino que debe estar muy claro quién o quienes representan al mandante. El cliente, vendedor o el locador, debe comprender este imperativo ético y legal que impide actuar al Corredor sin la autorización escrita. 
Luego el Corredor debe solicitar una variedad de documentos del vendedor o locador, que debe chequear en su autenticidad y vigencia, como verdaderos investigadores, para conocer la realidad y la actualidad de la situación en la que va a operar, y el verdadero alcance de las atribuciones de su mandante. El Corredor Inmobiliario es responsable de esos documentos. Es decir, debe responder por ellos. Quien quiera operar con un Corredor Inmobiliario debe tener con él la confianza necesaria para suministrar esa documentación, porque son indispensables para su actuación. 
Cuando se obtiene una oferta, muchas veces el Corredor pide, a veces sistemáticamente, para avalar la seriedad de la propuesta y detallarla, una reserva ad referéndum del vendedor o locador. Esto forma parte del procedimiento, para contraponer firmeza a la autorización firmada y a la documentación estudiada. 
Por eso la sociedad pide la profesionalización de los Corredores Inmobiliarios. Porque debe confiar en ellos un proyecto de vida que torna indispensable la entrega de valores, documentación y compromisos que debe cumplir. Y porque el profesional, que ha sido matriculado para certificar sus habilidades y competencias, debe cumplir con el debido control de su Colegio las obligaciones éticas y legales que le corresponden.

Fuente: Colegio de Corredores Inmobiliarios de Santa Fe Sede Rosario

CONTACTO

54 (341) 446 9000

San Luis 470, 4º Piso. Ed. Altamira
info@arpini.com.ar

Estos internos pueden ser de utilidad

División industrial: int 132

Consulta de pendientes: int 134

Proveedores: int 134

Renegociaciones de contratos: int 133